Primera construcción Passivhaus

14 diciembre, 2018 § Deja un comentario

Hoy queremos compartir con vosotros una curiosidad. Es la definición de una construcción realizada en el año 1887, obtenida del libro “En la noche y el hielo”:

“…las paredes están cubiertas con resina impregnadas con fieltro, seguido por una capa de corcho, a continuación, paneles de madera de abeto, de nuevo fieltro, luego una capa de linóleo estanco al aire y, finalmente, el revestimiento interior. Cubiertas con un espesor total de 40 cm, las ventanas, a través de las cuáles se puede penetrar el frío de manera particularmente fácil, tenían tres capas y además estaban protegidas.

Por dentro es cálido y acogedor. Si el termómetro muestra -5 ó -30 grados Celsius, todavía no usamos la estufa. La ventilación es suficiente… El aire frío del invierno llega a través de las aberturas. Tiendo a pensar en arrojar la estufa por completo, solo obstaculiza…”

Aunque de primeras podamos pensar que se está definiendo un edificio, en realidad lo que se está definiendo es ¡un barco! El barco Fram de Nansen, que podéis ver en la imagen de debajo, en una fotografía tomada en el año 1883.

Así que la primera construcción que sigue los principios establecidos por el estándar Passivhaus más de 100 años antes de que éste se creara no fue un edificio… ¡Pero el resultado obtenido fue similar!

blog_2018.12.14

*Fuente del texto y de la imagen: Passipedia.

Anuncios

Certificaciones Well y Passivhaus en un espacio de trabajo

2 diciembre, 2018 § Deja un comentario

Esa semana queremos resumiros la ponencia que dimos en la 10ª Conferencia Passivhaus que tuvo lugar en Zaragoza a finales del mes de Octubre.

Aprovechando la consecución de una nave industrial en Chiloeches (Guadalajara) con 3.000m2 en bruto destinados a uso de oficinas, se decide estudiar qué estrategias se podrían implementar no sólo para el cumplimiento de la normativa actual sino para conseguir mejoras en la salud y el confort de los trabajadores y mejorar por tanto su estancia en su lugar de trabajo y su productividad. Es por ello que nos proponemos estudiar las sinergias entre el estándar Passivhaus (cuyas estrategias aplicamos en todos nuestros edificios) y la certificación Well, primer estándar que se concentra en la salud y el bienestar de las personas que ocupan los edificios.

Las aportaciones de PH a Well que se han estudiado son las siguientes:

_El superaislamiento y la reducción de puentes térmicos ayudan al cumplimiento de los ítems Intrusión de ruido exterior y Confort térmico.

_El uso de ventanas de altas prestaciones en las que se tenga en cuenta también la protección solar ayuda al cumplimiento de los ítems Control del deslumbramiento por radiación solar, Intrusión de ruido exterior y Confort térmico.

_La envolvente hermética y estanca al aire garantiza el cumplimiento del ítem Tratamiento de las infiltraciones de aire, y ayuda al cumplimiento del ítem  Intrusión de ruido exterior.

_El sistema de ventilación mecánica con recuperador de calor ayuda al cumplimiento del ítem Eficacia en la ventilación.

A su vez, el estándar WELL complementa muy bien al PH, poniendo el énfasis en los aspectos relacionados con la salud y el bienestar humanos, aspectos sobre los que las construcciones PH también tienen importantes efectos, aunque poco conocidos, divulgados o publicitados hasta el momento.

Si queréis ampliar esta información,  podéis encontrar el artículo completo en el libro de Publicaciones de la 10ª Conferencia Passivhaus. Muchas gracias a todos.

Estefanía Abad

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para diciembre, 2018 en RCarquitectura.

A %d blogueros les gusta esto: